No es la primera vez que veo una compañía automovilística que plantea la fabricación de vehículos eléctricos para ofrecerlos únicamente mediante suscripción, y no para su venta. Renault acaba de presentar un nuevo vehículo con la intención de seguir ese camino.