Pues si, ha llegado el momento en el que ya no hablaré de comprar coche eléctrico más. No voy adelantar nada, excepto lo feliz que estoy.