Creo que vivimos una época en la que hemos dado demasiado poder de decisión a nuestros hijos, y para ilustrarlo, pongo de ejemplo a nosotros mismos.