Los que me conocéis ya sabéis que no me gusta el deporte. Mi hijo ha heredado esto, aunque, al igual que yo, en ocasiones se anima a practicar alguno.