No es una novedad que hay gente sin escrúpulos que no solo pretende engañarnos, si no que tiene la desfachatez de querer hacerlo en nuestra propia casa.